La Chinche

En este blog se publicarán, con posterioridad a la publicación de la edición en papel, los contenidos de la columna que con el mismo nombre de La Chinche, aparecen quincenalmente en el periódico CARRIÓN.
Conocido vulgarmente como "chinche de las camas", y cuyo nombre científico es Cimex lectularius, la chinche es un insecto picador que se alimenta con la sangre de animales homeotermos (de sangre caliente). Su picadura no puede ser sentida inmediatamente por sus víctimas gracias a los anestésico y anticoagulantes que su saliva contiene. Solo horas después de la picadura comienzan a sentirse sus efectos.
Como la chinche, pretendemos picar sin que se sienta, en la política castellana y leonesa, palentina y española.

viernes, 17 de marzo de 2017

Populismo

               Donald Trump es un populista. Marine Le Pen es populista. Los de Podemos son populistas, de izquierdas, pero populistas. Ahora da la sensación de que todo el mundo es populista, al menos desde el punto de vista de la derecha y la izquierda “no populistas”, y de una gran mayoría de tertulianos políticos. Parece ser por tanto que hay un populismo de izquierdas y también de derechas. Pero es que, según la Real Academia de la Lengua Española, populismo es “Tendencia política que pretende atraerse a las clases populares”, y que esta Chinche sepa, todos los partidos políticos, si pretenden ganar las elecciones y gobernar, pretenden conseguir el voto de las clases populares, porque en caso contrario, van dados.
              Así que, comencemos a llamar a las cosas por su nombre. Trump es un señor xenófobo, homófobo, machista, autoritario y bastante impresentable. La señora Le Pen es directamente una aprendiz de fascista. Y los de Podemos, simplemente han aprendido todos los vicios de los viejos partidos en un curso acelerado de menos duración que un master universitario.
              Volviendo a Mr. Trump, esta Chinche está alucinada viendo como se cumple literalmente lo de ver la paja en el ojo ajeno, y no ver la viga en el propio. Los españoles criticando día sí y día también su propuesta de construir un muro en la frontera con Méjico, y se han olvidado del que aquí tenemos construido y lleno de concertinas en nuestras fronteras con Ceuta y Melilla. Algo parecido ocurre con las críticas que están sufriendo los de Podemos ante el número que están montando alrededor de su Asamblea. Los políticos de otras formaciones, olvidan con suma facilidad los que montan ellos de forma habitual en sus propios procesos internos. Lo de las críticas de los tertulianos ya es para nota. Si un partido resuelve sus congresos sin discrepancias, no hay democracia ni debate. Si hay distintas posiciones y candidaturas, esto es un gallinero y un espectáculo intolerable. Es decir, según la adscripción ideológica del tertuliano de turno, lo de los “otros”, hagan lo que hagan, siempre está mal.
              ¡Eso sí que es populismo!         


              Cimex lectularius

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada